Testimonios

Mi experiencia con el Coaching

El Coaching me ha hecho más consciente de lo que quiero y de lo que no quiero, de lo que necesito, de mis valores, y a partir de allí, más enfocado en mis objetivos. Me ha facilitado el conseguir mis metas con un plan ordenado, simple y claro. Todo lo dicho me ha ahorrado tiempo, energía, dinero y malestares. Mi vida se ha facilitado mucho.

Gustavo López

Tenía la necesidad de perder peso, de conseguir seguridad en mí mismo. Necesitaba, además, sentirme bien con mi cuerpo. Por eso comencé un proceso de coaching.

Al haber conseguido mi objetivo me siento más abierto con los demás, con más confianza y satisfecho con mi cuerpo.

Iván Ruíz

Quería mejorar aspectos importantes que tenía descuidados en mi carrera profesional.

He logrado un mayor conocimiento sobre mí mismo, y he descubierto cómo mejorar lo que quería.

José Luís Castro

Tenia la necesidad de cerrar puertas y de no sentirme nerviosa ni con la sensación de que siempre actuaba mal, o sea que miraba el bienestar de las personas que me rodean aunque yo me sintiera mal. Me pareció que el coaching era como algo concreto, rápido sin entrar en un psicoanalisis largo de ir urgando en el pasado, todo y que tu explicas problemas anteriores, pero no te sientes obligado a nada. No me ha decepcionado, todo al contrario, me he sentido muy bien. MªE.

Tranquilidad, sobretodo en la toma de decisiones y en la vida diaria. He aprendido a mirar las cosas desde una perspectiva diferente y mucho mas pausa, cosa que me hace sentir bien y sobretodo tranquila. Me hace sentir más segura y valorarme mucho mas, porque yo lo valgo. Sobretodo he aprendido que si alguna cosa no la quiero hacer, no estoy obligada, y que no pasa nada. MªE.

MªE

Empecé un proceso de coaching por miedo: miedo a dañar a mis hijos, miedo a hacer infeliz a mi marido, miedo a sentirme sola porque mi compañía no es agradable para mis seres queridos. Había probado otras técnicas, más o menos “caseras” y veía que nada funcionaba, pero la realidad es que la vida seguía pasando y todo parecía ir bien. Hasta que un día abrí los ojos, miré de verdad a mi alrededor y me di cuenta de que, no solamente no iba bien, sino que cada vez iba peor. Porque el hecho de que mi carácter sea muy fuerte (siempre me he refugiado en esta escusa) hace daño, y mucho, a mis seres más queridos. Me di cuenta de que no es aceptable gritar y enfadarse todos los días cuando algo no sale como esperas, que no es justo exigir a mis hijos y a mi marido que no cometan errores, que no es realista pensar que utilizando tu mal humor puedes conseguir que los demás sean como tu quieres que sean. Sentí pánico, me imaginé dentro de unos años con unos hijos que me odian y con un marido que hace tiempo que se cansó de ser paciente y comprensivo conmigo, y me dije: “¡Se acabó!, busca porque la solución está ahí fuera, tiene que estarlo” Y empecé a buscar fuera de mi algo o alguien que acabara con mi problema. Y entonces conocí a Sonia y me enseñó la mayor lección de mi vida: “La solución está dentro de ti, no fuera. Debes empezar por quererte a ti misma. Cada uno somos responsables de nuestra propia vida” Desde que me ayudó a descubrir esto (y creo que ahí radica el éxito del coaching, que debes descubrirlo tu), todo cambió, casi por arte de magia…

En pocas palabras, me quiero y me acepto, antes no lo hacía. Y a partir de ahí, todo fluye hacia el exterior. Me conozco y me acepto mejor y al aceptarme mejor he visto que acepto mejor a los demás. Me relaciono con mis hijos con una paciencia y un cariño que jamás creí poseer. Estoy tranquila internamente y eso se traduce en tranquilidad hacia el exterior. Me tomo las cosas con calma, doy a los problemas la importancia que merecen (que suele ser mucho menos que la que le daba antes). Disfruto de la vida, de cada momento, sacando de él lo bueno que tiene sin importarme si mañana será así o cambiará. A menudo mi marido me sonríe y me dice: “Me alegra ver lo mucho que has cambiado”, pero a veces pienso que yo soy así en realidad, que esta es mi verdadero yo, pero por distintos motivos estaba escondido, muy muy escondido bajo un coraza de preocupaciones, perfeccionismos, obsesiones… Sonia me ayudó a desmantelar esa coraza, capa por capa. Sé que aún tengo cosas sobre las que trabajar, pero no importa, porque ahora el camino es sencillo y reconfortante.

M.L.L.

Supe de Sonia a través de una persona vital para mí. Me sugirió hablar con ella completamente convencida de que podría ayudarme. Yo estaba entonces muy desorientada, intranquila, confusa, enfadada y sobre todo desaminada por tener la absoluta convicción de que nada de eso podría cambiar. Me sentía atrapada en una espiral por la que subía y bajaba sin control. En esos momentos de caos lo que quería, lo que necesitaba, era sentir paz interior en mi vida y que ese sentimiento se extendiera a mi alrededor. Sonia me hizo notar que eso era posible. Llegó a mí y sin saber muy bien porqué, me sinceré como no lo había hecho en muchos años, lo que me permitió encontrarme y verme como realmente soy. Me removió y ese movimiento, por doloroso que fuera, lo cambió todo. Me he permitido sentir cosas que antes no sentí, tomar decisiones que antes no tomaba, experimentar sensaciones que antes no experimentaba. Me he permitido a fin de cuentas, ser yo, ser una persona abierta a ser feliz y a que los demás sean felices conmigo. Si tuviera que verbalizar con concreción en que he cambiado gracias a Sonia, no creo que supiera hacerlo. Lo que sí puedo decir es que me ha hecho ser consciente de que mi forma de estar y sentirme no sólo me afecta mi, si no a todos los que me rodeaban, y que aunque ese entorno no cambie, si lo hago yo, todo lo hará conmigo.

PLL

Empecé el proceso de terapia/coaching porque necesitaba tener un diálogo conmigo misma más sincero y honesto. Aprender a buscar y pedir a los demás lo que necesito y a ser más asertiva y poner límites más claros a mi familia y a los seres que quiero. En definitiva, necesitaba saber lo que quiero, lo que realmente quiero.

Después de terminar el proceso, soy más capaz de escucharme a mi misma, de sincerarme conmigo y con los demás. Tengo más recursos a la hora de establecer límites y ser más asertiva. Sé lo que quiero y voy a por ello sin tantos miedos y dudas. Sin duda ha sido una experiencia muy reveladora. Un encuentro conmigo misma muy sincero y profundo.

CV
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s