¿Quién soy?

quien-soyEstamos acostumbrados a identificarnos con las etiquetas y nombres que nos han enseñado desde pequeños. Nos han dicho, eso es un árbol, eso es una mesa, eso es un libro, incluso tenemos enciclopedias y diccionarios que expresan cómo es cada cosa a la que le ponemos una etiqueta. Esta es una de las primeras programaciones que recibimos; a medida que vamos aprendiendo a hablar, dejamos de señalar las cosas que vemos por primera vez con asombro, que no tienen etiquetas, no se llaman de ninguna manera, simplemente las percibimos como son, las disfrutamos por su esencia, no por su nombre o su utilidad.

¿Os habéis fijado en que los niños pequeños, a veces disfrutan más jugando con la caja que con el juguete que viene dentro? Quizá la caja tenga colores más atractivos, o sea más fácil de coger y mover por ellos. No tienen idea de que el juguete es el regalo, ni de que sirve para algo más que el uso que ellos le dan. (normalmente tirarlo con fuerza y volverlo a recoger)

Lo mismo pasa con las personas. Este se llama Luís y es arquitecto – Ah, entonces ha estudiado una carrera, es un tío inteligente y además se gana bien la vida. Seguramente tendrá una casa bonita, sabe dibujar líneas rectas, etc…

Las etiquetas o nombres, hacen que clasifiquemos a las personas según la información que tenemos de ellas. Nos hemos dejado de asombrar al conocer a alguien nuevo, hemos dejado de preguntarnos quien es esa persona y qué podemos aprender o compartir con ella, tan sólo acumulamos datos sin importancia como el nombre, a qué se dedica, si está soltero, casado, con hijos o sin. ¿Realmente eso define a una persona?

Mientras vivimos identificados con las etiquetas, vivimos en la ilusión de la separación, es como si tuviéramos un archivador gigante en el que clasificamos las cosas y a las personas según nuestra interpretación de sus etiquetas: Útil, inútil, interesante, aburrido, rico, pobre, bueno, malo, grande, pequeño, bonito, feo, etc…

Y la gran pregunta es: ¿Respecto a qué?

El primer paso es darnos cuenta de que cuando hay una etiqueta, suele ser un adjetivo y lo estamos comparando con la etiqueta de otra cosa o persona, y esto es lo que crea los juicios o prejuicios.

Ya hemos entrado en el juego de la ilusión de la realidad, y nosotros mismos somos un gran conjunto de etiquetas. En este juego, nos perdemos lo mejor, conocernos a nivel de esencia, y conocer a los demás al mismo nivel.

Ahí es donde está la diversión y el aprendizaje, en todo lo que no se ve, ni se oye, en todo lo que se percibe con la curiosidad de un niño pequeño. En todas esas oportunidades que perdemos por ir con el piloto automático de lo aprendido.

Por eso hay cada vez más terapias enfocadas en desaprender, en romper creencias y moldes que no encajan, en romper esa separación de que todos somos diferentes según nuestra cultura, estatus social, color de la piel, profesión, forma física. Todo esto crea un sentimiento de separación tan profundo, que llega hasta nuestra alma, y la persona siempre siente que hay algo que va mal, que le falta algo, que no acaba de ser feliz, de soledad aún estando acompañados.

Cuando te des el permiso para abrir opciones, para cuestionar todo lo que crees que es de cierta manera, conseguirás abrirte a un mundo nuevo de posibilidades, donde todo es posible, donde no hay separación, donde todos somos uno, donde cada uno respeta el proceso de los demás como el suyo propio, entonces sabrás que todo está bien, que todo tiene un propósito, y que estamos todos juntos en ello.

Que cada uno interpreta su papel de la mejor manera que sabe, y que debajo de ese actor de la película de la vida, hay un alma igual que la nuestra que lo único que desea es volver al Amor, a la fuente de donde vino. Y es que el destino es para todos el mismo, esa vuelta a casa, llevando con nosotros, tan sólo nuestro aprendizaje, nuestra evolución.

Amo mi propósito de vida, lo que aquí llamamos “profesión”, no me siento más ni menos que nadie, siempre quito la mesa que hace barrera entre mis clientes y yo, y voy sembrando en cada sesión una semillita de lo que siento como unidad. En mi consulta tengo el papel de ayudar a las personas a comprenderse mejor a si mismas y también a comprender mejor el mundo en que vivimos, y fuera de ella, los que conducen el metro o autobús, me ayudan a llegar a casa más rápida y cómodamente, los que atienden en las tiendas, me ayudan a encontrar los productos más adecuados, los que limpian las calles, me ayudan a sentirme mejor en mi ciudad, los que arreglan cosas de casa, me ayudan a vivir más cómodamente, los que cortan y peinan el pelo, me ayudan a verme mejor en el espejo, y así con todas y cada una de las profesiones que existen. Todos formamos una gran sinfonía perfecta para que el mundo sea un lugar más agradable.

En la entrevista que me hizo Javi de Finanzas y Espiritualidad, que está colgada aquí en mi blog, me preguntó si creía que todas las personas necesitaban pasar por un terapeuta en su vida, y yo le contesté que dependiendo de sus circunstancias. Yo podría ir andando en vez de tomar el metro, pero con el metro voy más rápido. Todo son elecciones de cada uno, sólo uno mismo sabe lo que es mejor para él y su evolución y crecimiento personal. Mi misión es responder a las peticiones de acompañamiento, en ningún caso, obligar a nadie a que haga su proceso a mi ritmo.

Te deseo un feliz día, y una vida llena de curiosidad y apertura.

Un abrazo

Sonia

Anuncios
Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Actuar desde el Amor y/o desde el Ego.

egoEn este último año, me he encontrado varias personas en las sesiones de terapia, que tenían dificultad para diferenciar, cuando hacen algo movidos por el Amor, y cuando es el Ego quien los mueve.

Primero de todo quiero decir, que no hay ningún problema en hacer cosas movidos por el Ego, el Ego es lo único que nos mantiene enraizados a este mundo “físico”, si no tuviéramos Ego, no estaríamos aquí.

El Ego es el que dice, que yo soy esto (mi cuerpo físico, alto, bajo, guapo, feo, gordo, flaco, abogado, administrativo, comercial, panadero…) y tú eres eso (tu cuerpo físico y todas las etiquetas), es el que distingue dentro y fuera, arriba y abajo, día y noche, realidad y ficción, bueno y malo, etc. El Ego vive en un mundo dual. Para nuestro ser, que es esencia pura, todo es uno, y ese es el aprendizaje que tenemos en común, todas las personas que estamos viviendo en la tierra.

Muchas personas se pierden en aquello de “Yo lo hago sin esperar nada a cambio”, y eso en la gran mayoría de las veces (por no decir todas), es falso, ya que, aunque no te devuelvan algo a cambio, lo que si que te llevas a cambio es la satisfacción personal, te hace sentir mejor persona, y eso es Ego.

La esencia hace lo que hace, simplemente porque es lo que le fluye, no necesita una satisfacción en hacer algo porque ya está satisfecha, y no busca resultados concretos de sus acciones, es decir, si hace algo, lo hace desde el aquí y ahora y luego lo suelta, da igual el resultado de su acción, no hay resultados mejores que otros, todo está bien.

Esa es la mayor diferencia entre Ego y Esencia (o Amor).

Con esto no quiero decir que hacer buenas obras, o ayudar a otras personas desde el Ego, sea algo “malo”, tan solo pretendo aclarar los conceptos para todos aquellos que tienen dificultad en distinguirlos.

Me encanta que las personas empiecen a plantearse este tipo de dudas, ya que es la mayor evidencia de que el mundo está cambiando, y que cada vez nos vamos acercando más a la unidad de donde venimos y donde todos nos sentimos libres y perfectos tal y como somos.

Lo de ser perfectos tal y como somos, es lo que más potencio en mis sesiones. Siempre parto de esa base al empezar un nuevo proceso con un cliente. La mayoría de personas tienen mucho sentimiento de culpa o de no ser suficientemente “buenos” para merecer lo mejor en sus vidas, y esa es la fuente de todos los conflictos, ya que hay demasiada carga de juicios.

Te deseo una vida próspera, abundante y serena.

Gracias por SER y estar

Un abrazo

Sonia

 

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Resuelve tu dependencia emocional o apego a una persona

apego¿Magia? ¿Brujería?

NO. Coaching y PNL (Programación Neurolingüística)

Amar, y depender emocionalmente, son dos cosas muy distintas; de hecho son opuestos, porque el amor no duele y la dependencia emocional si. Muchas veces las relaciones de pareja no funcionan porque los miembros de la pareja, ponen en manos del otro su felicidad, su seguridad, su sostén emocional.

Esto que al principio se vive de manera idílica, cuando los dos quieren estar siempre juntos, con el paso del tiempo se convierte en el peor enemigo de la relación. Uno ya no puede sentirse feliz por si mismo, y empieza a depender del estado de ánimo o del cariño que le de el otro.

Ahí, ya hemos caído en la trampa de la dependencia emocional, y la relación se empieza a convertir gradualmente en una fuente de inseguridad, conflicto y análisis mental de cualquier palabra, gesto, o comportamiento que no cumpla nuestras expectativas.

Entran las dudas, las preguntas, la tristeza, y la confusión, perdemos el timón de nuestra vida y nos volvemos veletas, estamos bien o mal, según esté y se comporte nuestra pareja.

En mi camino como terapeuta emocional, vivo muchos casos en los que se confunde el amor con el apego emocional, y algunas personas ponen barreras a resolver el apego porque creen que eso significa dejar de amar al otro, cuando es todo lo contrario!

Cuando te des permiso para cortar el apego emocional, podrás ver a tu pareja con otros ojos, podrás amarle por lo que es, en vez de por lo que te da.

Es muy importante darse cuenta de que cuando le cedemos a otra persona el poder de hacernos felices, a la vez le estamos cediendo el poder de hacernos infelices, son las dos caras del apego. Si me quieres como yo quiero, estoy bien, si me quieres de otra manera, estoy mal.

Amar desde el desapego, es muy diferente, es liberador; y al no tener la pareja la responsabilidad de tu felicidad, a la vez descarga y libera a la otra persona de un rol que no le pertenece. Con eso se consigue cambiar la relación, y amar desde el respeto, la aceptación y la libertad de elección.

La pareja se vuelve más estable, madura, y desenfadada, se disfrutan más los momentos juntos, y también por separado.

Por todo ello, es primordial trabajarse el apego emocional para crear relaciones sanas y felices.

Tan sólo con unas sesiones, puedes lograr cambios increíbles en tu vida.

Si tienes claro que esto es lo que necesitas, contacta conmigo para reservar una sesión. sonia@atrevetealcambio.net (También para dependencia de amigos, padres, amantes…)

Te deseo un feliz día, y te mando un gran abrazo.

Sonia

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La Ley universal de la Atracción (LDA)

lda2
Se ha escrito mucho sobre ella, mucha gente la practica con afirmaciones positivas, que según me contaron en un taller que di, se tienen que esforzar por acordarse de repetirlas sin sentirlas realmente.

La LDA parte de la base que lo semejante atrae a lo semejante, esto es siempre cierto, una persona dependiente emocional, atraerá a personas dependientes emocionales, una persona feliz, atraerá a personas felices, una persona que esté instalada en la queja, atraerá personas con las que quejarse juntos, todo está siempre relacionado, son las relaciones como espejo (base de mi terapia para entender nuestro aprendizaje actual), y también, como no, con el Ho’oponopono, que para mí es la técnica raíz capaz de sanarlo todo. (Emocional y físico).

La LDA SIEMPRE funciona, y es por ello, que es muy importante entenderla, para usarla en favor de nuestro crecimiento. Partimos de la base que todos tenemos a nuestro alcance todo aquello que queremos, porque ya existe. Si existe, puedes tenerlo, igual que otros lo tienen. No eres diferente, ni tienes mala suerte, ni es complicado, tan sólo es una cuestión de saber “igualar” la emoción al estado deseado, y para ello, es muy importante que primero puedas ver y saber claramente quien eres y qué haces aquí.

Si piensas que eres un cuerpo físico más, luchando por pagar facturas, ser entendido por los demás, y hacer que las circunstancias de tu vida se adapten a lo que tú “crees” que es mejor para ti, tu mismo te estás cerrando puertas, ya que lo que tienen preparado para ti, siempre va a superar todas tus expectativas en todos los sentidos, y para ello, es importante que “recuerdes” que tu plan de vida ya está hecho, lo hiciste cuidadosamente antes de volver a encarnarte en este plano, ahora con menos información, no te puedes permitir dudar de que es perfecto, y ponerte en contra de lo que hay en tu vida, ya que cada escalon para llegar a fluir con el plan, está hecho a la perfección, y lo único que tienes que hacer, es el aprendizaje correspondiente a cada etapa de tu vida, para pasar al siguiente escalón, hasta llegar a sintonizar con tu plan (cuando todo fluye por si solo y te sientes pleno)

Diréis que si todo está escrito, ¿Dónde queda el libre albedrío? Bueno, pues claramente está ahí, y la mayoría de personas lo usan para seguir forzando situaciones que no son para ellos y les quitan mucha energía. Nada ni nadie puede impedir que tu elijas quedarte en la queja, infelicidad, tristeza, depresión, desmotivación, etc…, ese es tu libre albedrío. Pero recuerda siempre, que hay otra manera de vivir más acorde a tu ser/esencia de luz, en la cual sólo hay Amor, paz, serenidad, alegría, aceptación, compasión, y es desde ahí, desde tu esencia pura, desde donde vas a lograr todo lo que te propusiste alcanzar.

En resumen, el primer paso es conocerse a uno mismo, pasar por la oscuridad de nuestras emociones, verlas y así tener la opción de encender la luz. Si no eres consciente de que estás a oscuras, no vas a buscar el interruptor de tu luz. A medida que vas pasando por este proceso, haces de manera simultánea, el proceso de conocer a los demás, ya que todos somos uno, y todos tenemos esa luz y oscuridad en nosotros. De manera espontánea, vas aceptando todo lo que ocurre como parte del proceso, y la aceptación te permite avanzar (aquello que resistes, persiste), y luego de la aceptación, ya queda poco más, todo se va recolocando en su sitio, como las piezas del tetris que se dan la vuelta y se colocan en el lugar preciso que encajan, ya sólo te falta la contemplación sin identificarte, te das cuenta de que hay alguien que observa y alguien que hace acciones, y desde esa sabiduría, puedes “animar” al que hace las acciones, a que tome la mejor acción en cada caso. Ya no hay reacción al pasado, el tiempo nace y muere a cada instante.

Cuando no hay reacciones (acciones basadas en memorias pasadas), vuelves a recuperar la ilusión, sorpresa, y frescura de un nño, que busca siempre divertirse y pasarlo bien, y cuando se hace daño, llora 5 minutos y luego lo olvida y sigue jugando.

Tienes todo a tu alcance para ser feliz, si todavía no lo eres, pregúntate, ¿Qué estoy queriendo conseguir que sea diferente a cómo es? Esa respuesta te puede dar la clave de tu aprendizaje actual. Si fuera dinero, la siguiente pregunta sería ¿Disfruto realmente con lo que hago? ¿Seguiría haciendo lo mismo aunque fuera multimillonario? Si es amor, la pregunta sería ¿Me estoy amando realmente? ¿Me trato como trataría a la persona que más amo en el mundo?, con la salud, sirve cualquiera de los dos ejemplos anteriores, ya que un mal estado de salud, viene de algún bloqueo emocional, más o menos profundo.

No te conformes!!! No estás aquí para eso. Estás aquí para alcanzar la mejor versión de ti mismo, la que hace que te mires en el espejo y digas… ¡Ole tú! Te amo!!!! 🙂

Feliz día a tod@s!!!

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Cuanto más estás dispuest@ a sufrir? A vivir en una ilusión ficticia…

Tengo muchas ganas de escribir, y no se qué escribir. Siento que está todo dicho, y aún así, sigo viendo personas que sufren por sus circunstancias y sus emociones. Creo que escribir artículos, es como escribir libros, es información que va a parar a la mente, y la mente no produce cambios, la mente no siente, aunque muchos crean que si, la mente sirve para procesar datos, es como un archivador, localiza los datos, los separa en categorías, los etiqueta y ahí se quedan para la consulta. Le da igual que los datos sean correctos, no sabe diferenciar la realidad de las proyecciones, esa no es su función. La vida no se rige por la lógica, ¿Qué hay de lógico en la vida? ¿Qué es lo normal? ¿Comparado con qué es normal?

La mayoría de personas tienen la creencia de que lo normal es lo que hace la mayoría, y como todos quieren ser normales para ser aceptados por los demás, siguen pensando y haciendo las cosas como la mayoría. Esa mayoría que sufre, que discute, que se enfada, que no acepta su esencia, ni sabe cómo vivir según su naturaleza. La mayoría sabe con la mente que somos seres espirituales teniendo una experiencia física, y eso no sirve cuando la realidad no es como queremos. Toda la información acumulada con la mente, se olvida en el momento que en nuestra vida se produce un quiebre, una pérdida, un disgusto, una expectativa frustrada. ¿Cuanto tiempo más está dispuesta a seguir sufriendo “la mayoría”? ¿Por qué es tan dificil ver que ese no es nuestro camino? Que no estamos aquí para eso.

Se nos dieron todas las herramientas para que pudiéramos ver que la dualidad no existe, que es irreal que haya cosas malas y cosas buenas, se nos dijo que todo era un aprendizaje, nosotros elegimos hacer nuestro aprendizaje, y ahora muchos lo rechazan, sólo quieren en su vida lo que les permite sentirse cómodos, que nada se mueva ni cambie cuando se sienten bien. ¿Cómo vamos a aprender y evolucionar si rechazamos el aprendizaje?

Todos sabemos, ya sea de manera consciente o inconsciente, que el mundo no podía seguir más tiempo como estaba, que nuestra vida llena de insatisfacción no podía ser eterna, que hemos venido a aprender y a disfrutar de todo lo que nos ofrece este maravilloso planeta, y que no existe en los otros planetas. Y ahora que tenemos esta oportunidad, ni queremos aprender, ni nos permitimos disfrutar, enganchados al pasado, o esperando que el futuro sea diferente para poder disfrutar.

Y la vida está pasando ahora! Mientras estás lamentándote por el pasado o esperando un futuro mejor. Sólo tú puedes cambiar eso, y hacer que tu presente sea lo mejor para ti, en el presente está tu aprendizaje, y de él dependen las circunstancias del futuro.

No hay nada en la vida que sea casualidad. Somos creadores de nuestra vida y de nuestras circunstancias. Tenemos el poder de manifestar, y todos lo hacemos. Manifestamos nuestro aprendizaje pendiente todo el tiempo. Cuando nos sentimos poco valorados, amados, rechazados, insatisfechos, con carencias afectivas o económicas. Ahí está lo que hemos venido a aprender!!! Y hasta que no aprendes lo que está pendiente, no puedes pasar al siguiente nivel de tu evolución. Las etapas ya las marcaste, nadie lo hizo por ti, tan sólo te ayudaron a crear el mejor plan de aprendizaje para ti, pero tu tuviste la decisión final, decidiste a quien querías en tu vida que te mostrara lo que tienes pendiente, si eran tus padres, o tu pareja, tus amigos, o un trabajo. Lo tienes delante!!! Cuando huyes de tu aprendizaje, el plan que hiciste, pasa al plan B, y te vuelve a poner en situaciones en las que te sientas de la misma manera para que te des cuenta. Todos hemos pasado por el plan B, y el plan C, y incluso el plan D ¿Cuanto tiempo más quieres esperar? ¿Cuanto estás dispuesto a sufrir antes de abrir los ojos?

Las preguntas están fuera de ti, pero las respuestas están dentro. Nada ni nadie puede hacerte sentir feliz o infeliz, ellos sólo muestran lo que tu proyectas en ellos, de la misma manera que tú proyectas a los demás su aprendizaje. Todo está conectado y sigue un orden perfecto.

Las personas que salen de tu vida, puede ser que vean el aprendizaje que les reflejas sobre si mismos, y no quieran hacerlo en este momento. Su manera de aplazarlo, es apartarse de ti, están en su derecho, igual que tu te apartas de lo que te refleja tu aprendizaje, o quizá te quedas enganchado esperando a que el otro cambie y no tengas que hacer el aprendizaje. Pero las cosas no funcionan así. Nadie puede evitar hacer su evolución hasta el punto que se propuso antes de nacer. Y es absurdo creer que como seres físicos, sabemos más que como seres espirituales. Toda esa información está guardada en el alma de cada uno, y si no puedes tener acceso de manera consciente, la única manera es aprender a través de cada maestro que llega a tu vida. La pareja que te abandona, o que no te valora, las personas que te mienten, el sentimiento de que no te comprenden, la culpabilidad, el rechazo, la rabia, el odio, el enfado, todo lo que no sea AMOR es una lección pendiente.

¿De verdad alguien cree que está aquí para nacer, crecer, pagar la hipoteca, tener una vida llena de sufrimiento con algún momento de alegría, y morir sin más?

Es absurdo pensar que algo externo a nosotros puede hacernos felices o desgraciados, ya que los sentimientos no se pueden localizar en el cuerpo físico, no ocupan ningún lugar en él, no están en la mente, ni en el corazón, nadie los ha visto. Lo único que sabemos es que nuestros sentimientos nos pertenecen, los sentimos nosotros, y los sentimos según lo que la mente identifica como bueno o malo en su archivo, según la mayoría. No hay algo externo que pueda manipularnos interiormente y activar en nosotros la alegría o la tristeza. Somos nosotros los que cedemos ese poder a lo externo, y ahí siempre salimos perdiendo. Nos ponemos en manos humanas/físicas, con su propio archivo de miedos y bloqueos, cuando tenemos toda la sabiduría y todas las herramientas dentro de nosotros para sentirnos como deseamos, para disfrutar, aprender y aprovechar este corto espacio de tiempo en el que habitamos el cuerpo físico que nos ha sido prestado para ello.

El alma nos habla a través del cuerpo físico, es el mejor indicativo que tenemos para orientarnos, cuando hay dolor físico o lo sentimos emocionalmente, no estamos en nuestra esencia perfecta, estamos instalados en algo ficticio, algo que sólo es un instrumento, un guía que nos dice: “Por ahí no es”, y nos empeñamos en creer más a nuestro yo físico condicionado, que a nuestra esencia.

Se ha demostrado a través de la física cuántica, que el tiempo y la materia no existen como tal, que todo lo que ven nuestros ojos como materia, es energía vibrando más rápido (sutil), o más lento (densidad), nuestro cuerpo físico es denso, igual que nuestro sufrimiento y dolor, tienen una vibración muy baja, por eso es densa y la podemos ver con los ojos y tocar con las manos. Todo lo que tiene una vibración elevada, se escapa a nuestros ojos, pero no por ello deja de existir!!! El viento existe y no se puede ver, es una energía sutil de la naturaleza, una mariposa, una delicada flor, la podemos ver y tocar, pero al ser su vibración más elevada porque en ella no existe la dualidad de bueno o malo, la podemos aplastar con poco esfuerzo, ¿Y que nos deja ella? Su maravillosa fragancia.

Nuestra alma es lo más sutil de todo, está ahí aunque no la podamos ver, es nuestra aliada, sabe lo que hemos venido a hacer, y sabe cómo guiarnos a través de la experiencia física para que la podamos reconocer y sentir. Si tan sólo te dieras la oportunidad de vivir la vida que has venido a vivir, todo sería taaaan diferente!!! Pero la mente se empeña en diseñar una vida a su manera, y quiere controlar que todo encaje en su diseño de vida, y ahí, el conflicto está servido!!

¿Mente o esencia? Tu elijes!!!

Os deseo un feliz día.
Sonia

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

De mayor quiero ser… libre!!!

libre1La mayoría de personas que vienen a terapia, vienen buscando la fórmula mágica para ser felices. Unos le ponen el nombre de “pareja”, otros de “No tristeza”, otros de “quererme a mi mism@”, pero en definitiva, lo que todos quieren es sentirse felices con su vida.

Y ser feliz es de las cosas más fáciles de conseguir, sólo se necesitan dos ingredientes:

  1. Saber con claridad lo que es la felicidad
  2. La valentía de ir a por ella

He detectado que es más fácil para la mayoría decir lo que NO es la felicidad, porque lo que SI es la felicidad, sólo se puede definir cuando ya lo eres. Es como el amor, que cuesta definir lo que ES, y sólo podemos acercarnos a una definición, cuando decimos lo que NO es, o cuando lo sentimos.

Aprovecho este medio para daros una pinceladita de lo que más se parece a ser feliz, bueno, tendríamos que decir, a “sentirse feliz”, porque felices ya venimos de nacimiento, son las capas de miedos, bloqueos y creencias, las que no nos dejan ver que ya lo somos en esencia.

Piensa en la palabra LIBRE. Siéntete libre por un momento. Recréate en la sensación de libertad total y absoluta y observa lo que pasa, lo que sientes, lo que cambia. Te darás cuenta de que la felicidad y la libertad van cogidas de la mano y siempre con una sonrisa.

Espero que cada día más y más disfrutes de momentos de felicidad y de libertad en tu ser.

Te mando un abrazo y te deseo un feliz día y una feliz estancia en este planeta con tanta diversidad. 🙂

Sonia

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Almas jóvenes vs. Almas viejas

puzzle21

En el universo no existe el tiempo como lo conocemos aquí de manera lineal. No se mide por pasado, presente y futuro, sino como si fueran peldaños de una escalera.

Todas las almas, es decir, todos nosotros y todos los demás que no vemos, existimos desde el mismo instante, ninguno llegó antes que otro. Y todos, absolutamente todos, vamos hacia un objetivo común.

Imaginad la vida como una universidad. Hay personas que deciden no ir, otras que la empiezan a una edad muy temprana, otras repiten asignaturas, otras empiezan de adultos. Se nos ha dado a todos el libre albedrío para decidir el tiempo que necesitamos para “acabar la carrera”, y también el orden de las asignaturas disponibles.

No hay ninguna opción mejor que otra, ya que cada uno tiene total libertad para elegir cómo y cuando lo hará.

Hay almas que prefieren ir despacito y con pocas asignaturas a la vez, y otras que toman la decisión de avanzar más rápido. Eso explica las diferencias entre lo que etiquetamos como vidas más fáciles o más complicadas. Es más complicado aprender varias asignaturas a la vez, verdad? Aunque tiene su recompensa también.

Cuando te das cuenta de que tú eliges tu vida, ya no hay nadie a quien culpar. Solamente tú eres el responsable de tu vida, y sólo está en tus manos cambiar lo que no te gusta.

El sufrimiento es opcional. Tu decides cómo te afecta lo que hay a tu alrededor. Date cuenta de que si estás sufriendo, estás encallado en el pasado o en el futuro, y que realmente no existen en este instante. Sólo tenemos el ahora. Vamos hacia arriba (en sentido figurado), no hacia atrás o hacia delante como nos dice nuestra imaginación.

En nuestro camino de ascensión, nos encontramos con personas que ya tienen “aprobadas” algunas de nuestras asignaturas pendientes y están aquí para ayudarnos o facilitarnos el aprendizaje y proceso. No son mejores ni peores, no son almas más viejas o más jóvenes, todo eso pertenece a nuestra mentalidad dual. Estamos juntos para ayudarnos, cada uno con lo que mejor sabe hacer (esa es la misión o el plan de vida).

No existe una profesión mejor que otra, todas son necesarias y útiles, y todos necesitamos de todas las profesiones para completar el gran puzzle de la vida en la tierra.

Todos somos uno porque “UNO” es el gran puzzle, y cada pieza (alma) es necesaria para formarlo.

Te deseo que te conviertas en la pieza que siente que encaja. Ya eres perfecta en forma, tamaño y textura, ahora sólo te falta saberlo y encajar en el lugar que elegiste, el que te corresponde por ser un alma maravillosa y perfecta en todos los sentidos. Porque fuiste creada para eso.

¡Que tengas un feliz día!

Sonia

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario