¿Quién soy?

quien-soyEstamos acostumbrados a identificarnos con las etiquetas y nombres que nos han enseñado desde pequeños. Nos han dicho, eso es un árbol, eso es una mesa, eso es un libro, incluso tenemos enciclopedias y diccionarios que expresan cómo es cada cosa a la que le ponemos una etiqueta. Esta es una de las primeras programaciones que recibimos; a medida que vamos aprendiendo a hablar, dejamos de señalar las cosas que vemos por primera vez con asombro, que no tienen etiquetas, no se llaman de ninguna manera, simplemente las percibimos como son, las disfrutamos por su esencia, no por su nombre o su utilidad.

¿Os habéis fijado en que los niños pequeños, a veces disfrutan más jugando con la caja que con el juguete que viene dentro? Quizá la caja tenga colores más atractivos, o sea más fácil de coger y mover por ellos. No tienen idea de que el juguete es el regalo, ni de que sirve para algo más que el uso que ellos le dan. (normalmente tirarlo con fuerza y volverlo a recoger)

Lo mismo pasa con las personas. Este se llama Luís y es arquitecto – Ah, entonces ha estudiado una carrera, es un tío inteligente y además se gana bien la vida. Seguramente tendrá una casa bonita, sabe dibujar líneas rectas, etc…

Las etiquetas o nombres, hacen que clasifiquemos a las personas según la información que tenemos de ellas. Nos hemos dejado de asombrar al conocer a alguien nuevo, hemos dejado de preguntarnos quien es esa persona y qué podemos aprender o compartir con ella, tan sólo acumulamos datos sin importancia como el nombre, a qué se dedica, si está soltero, casado, con hijos o sin. ¿Realmente eso define a una persona?

Mientras vivimos identificados con las etiquetas, vivimos en la ilusión de la separación, es como si tuviéramos un archivador gigante en el que clasificamos las cosas y a las personas según nuestra interpretación de sus etiquetas: Útil, inútil, interesante, aburrido, rico, pobre, bueno, malo, grande, pequeño, bonito, feo, etc…

Y la gran pregunta es: ¿Respecto a qué?

El primer paso es darnos cuenta de que cuando hay una etiqueta, suele ser un adjetivo y lo estamos comparando con la etiqueta de otra cosa o persona, y esto es lo que crea los juicios o prejuicios.

Ya hemos entrado en el juego de la ilusión de la realidad, y nosotros mismos somos un gran conjunto de etiquetas. En este juego, nos perdemos lo mejor, conocernos a nivel de esencia, y conocer a los demás al mismo nivel.

Ahí es donde está la diversión y el aprendizaje, en todo lo que no se ve, ni se oye, en todo lo que se percibe con la curiosidad de un niño pequeño. En todas esas oportunidades que perdemos por ir con el piloto automático de lo aprendido.

Por eso hay cada vez más terapias enfocadas en desaprender, en romper creencias y moldes que no encajan, en romper esa separación de que todos somos diferentes según nuestra cultura, estatus social, color de la piel, profesión, forma física. Todo esto crea un sentimiento de separación tan profundo, que llega hasta nuestra alma, y la persona siempre siente que hay algo que va mal, que le falta algo, que no acaba de ser feliz, de soledad aún estando acompañados.

Cuando te des el permiso para abrir opciones, para cuestionar todo lo que crees que es de cierta manera, conseguirás abrirte a un mundo nuevo de posibilidades, donde todo es posible, donde no hay separación, donde todos somos uno, donde cada uno respeta el proceso de los demás como el suyo propio, entonces sabrás que todo está bien, que todo tiene un propósito, y que estamos todos juntos en ello.

Que cada uno interpreta su papel de la mejor manera que sabe, y que debajo de ese actor de la película de la vida, hay un alma igual que la nuestra que lo único que desea es volver al Amor, a la fuente de donde vino. Y es que el destino es para todos el mismo, esa vuelta a casa, llevando con nosotros, tan sólo nuestro aprendizaje, nuestra evolución.

Amo mi propósito de vida, lo que aquí llamamos “profesión”, no me siento más ni menos que nadie, siempre quito la mesa que hace barrera entre mis clientes y yo, y voy sembrando en cada sesión una semillita de lo que siento como unidad. En mi consulta tengo el papel de ayudar a las personas a comprenderse mejor a si mismas y también a comprender mejor el mundo en que vivimos, y fuera de ella, los que conducen el metro o autobús, me ayudan a llegar a casa más rápida y cómodamente, los que atienden en las tiendas, me ayudan a encontrar los productos más adecuados, los que limpian las calles, me ayudan a sentirme mejor en mi ciudad, los que arreglan cosas de casa, me ayudan a vivir más cómodamente, los que cortan y peinan el pelo, me ayudan a verme mejor en el espejo, y así con todas y cada una de las profesiones que existen. Todos formamos una gran sinfonía perfecta para que el mundo sea un lugar más agradable.

En la entrevista que me hizo Javi de Finanzas y Espiritualidad, que está colgada aquí en mi blog, me preguntó si creía que todas las personas necesitaban pasar por un terapeuta en su vida, y yo le contesté que dependiendo de sus circunstancias. Yo podría ir andando en vez de tomar el metro, pero con el metro voy más rápido. Todo son elecciones de cada uno, sólo uno mismo sabe lo que es mejor para él y su evolución y crecimiento personal. Mi misión es responder a las peticiones de acompañamiento, en ningún caso, obligar a nadie a que haga su proceso a mi ritmo.

Te deseo un feliz día, y una vida llena de curiosidad y apertura.

Un abrazo

Sonia

Anuncios

Acerca de Atrévete al Cambio

Terapeuta emocional, y facilitadora de talleres de crecimiento personal.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s