¿Por qué buscamos fuera lo que ya tenemos (somos) dentro?

Hola amig@s de Atrévete al Cambio!

Hoy estoy reflexionando sobre este tema que quiero compartir con todos vosotros.

La mayoría sabemos de manera consciente, que todo lo que percibimos con nuestros sentidos físicos, es un espejo de nosotros mismos. Y los que no lo saben conscientemente, lo saben a otro nivel más sutil.

Esto, que a menudo olvidamos, hace que constantemente busquemos percibir el comportamiento de los otros, de manera que se adapte a nuestras expectativas, y tiene todo el sentido del mundo para nuestra mente (Ego), ya que si ellos se adaptan a ser como deseamos que sean, nos reflejaremos en ellos de la manera que nos gusta y nos hace felices. Es decir, no tendríamos que cambiar nada, ni evolucionar, crecer… lo harían los otros por nosotros.

Y ahí precisamente está en error. Ya que esto sólo puede suceder desde dentro hacia fuera.

Supongo que todos estaremos de acuerdo en que no podemos cambiar la actitud de todas las personas y del mundo en general para que se adapte a nuestros deseos. En cambio disponemos de todos los recursos necesarios para hacer ese cambio nosotros mismos, y de esa manera, cambiando nosotros, lo que veremos reflejado en los demás, se acercará cada vez más a lo que deseamos ver, oir y experimentar en nuestra vida.

Esto, que muchos de mis clientes llaman “magia”, cuando después de unas sesiones llegan diciendo que su marido, esposa, suegra, amigos, hijos, jefe, etc… ha cambiado; tiene la explicación lógica en la teoría de los espejos.

SIEMPRE vamos a ver fuera, lo que hay dentro. Y nunca va a cambiar lo de dentro, según lo de fuera. Todos los días la vida nos regala una nueva oportunidad de cambiarnos a nosotros mismos, y sólo depende de nosotros cambiar nuestras circunstancias y las experiencias que vivimos.

Cuando tú cambias, todo cambia.

Es así de simple. Si quieres ver lo que necesitas cambiar, mira hacia afuera y observa lo que te gustaría cambiar en el otro. El otro no es más que un espejo, y como tal, te refleja cuando lo miras. Si tu cambias en ti, lo que quisieras cambiar en el otro, de manera “mágica” si quieres, dejarás de verlo fuera. Y te dará la sensación de que el mundo se adapta más a tus preferencias.

Las relaciones mejoran, y te sientes más libre y empoderado cuando te das cuenta de que sólo te necesitas a ti mismo para conseguir vivir esa vida que tanto deseas.

Y aclaro que cuando hablo de cambios, no son cambios que requieran un esfuerzo, ya que es tan sólo volver a tu esencia, es simplemente un cambio de percepción que se da, cuando comprendes “para qué” vives lo que estás viviendo. No es un cambio de personalidad, ni mucho menos, es algo que se da de manera natural al ser consciente de que los conflictos, sólo son información sobre ti, y se resuelven cuando los comprendes, aceptas y trasciendes. Es un trabajo muy bonito y gratificante de hacer, y lo mejor de todo es que es para toda la vida! Una vez te haces consciente, ya no vuelves a vivir de la misma manera.

Así es!

Para el que no lo sepa, esto es lo que hacemos en las sesiones de Atrévete al cambio. 🙂

Os deseo un feliz día a todos.

Abrazos

Sonia

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La importancia de las sesiones de mantenimiento

Hola chic@s!

Siempre escribo sobre lo rápida que es esta terapia, y sobre sus efectos duraderos en el tiempo, ya que al acabar el proceso te llevas toda la información necesaria para gestionar cualquier conflicto que pueda surgirte en el futuro.

Hoy quiero poner la atención en las sesiones de mantenimiento, que algunas personas hacen y otras no. Estas sesiones no tienen una frecuencia determinada. Cada persona, al acabar su proceso decide cada cuanto tiempo quiere una sesión de mantenimiento.

¿Para qué sirven las sesiones de mantenimiento?

Como ya sabéis, quienes habéis hecho el proceso entero, con sus deberes correspondientes, y habéis aguantado como campeones y campeonas a Sonia la “machacona” 🙂 , el éxito de la terapia está basado en un cambio diría que casi radical de percepción y de pensamiento.
Una vez descubrimos cómo hemos llegado a vivir las experiencias que vivimos, y encontramos la raíz, necesitamos pensar y hacer las cosas de manera diferente para acabar con los miedos, bloqueos, límites, complejos, y demás condicionantes que nos han llevado a experimentar una vida que no nos hace felices. ¿Si?

Entonces aplicamos todos los cambios necesarios a través de los deberes que tanto os gustan a tod@s jaja y vamos viendo en cada sesión como vuestra vida va tomando un rumbo diferente y todo se va colocando en su lugar de manera “mágica”.

Bien. Se acaba el proceso de terapia, os vais muy content@s con vuestros resultados y nueva vida, y entonces se trata de seguir aplicando todo lo aprendido para seguir obteniendo resultados en todo aquello que queráis.
Y ahí es donde las sesiones de mantenimiento tienen una importancia vital para no caer en los errores del pasado, porque tenemos que pensar que estamos cambiando un proceso de pensamiento que ha sido automático durante 20, 30, 40, o 50 años, por uno nuevo que hemos adquirido en unos 3 o 4 meses aprox. que es lo que dura la terapia.

Con estas sesiones de mantenimiento, que pueden ser una cada 2 o 3 meses, te aseguras de que sigues aplicando aquello que hace que consigas vivir la vida que deseas.

Estas sesiones de mantenimiento, no son de por vida, por supuesto. Llega un punto en que tu mente ya ha cogido el nuevo hábito de pensamiento, y te das cuenta de que ya fluyes y te vienen las respuestas solas.

Aprovecho para agradecer a la vida y a vosotr@s, la oportunidad de acompañar en su proceso de cambio a tantas personas maravillosas a las que tengo mucho cariño, y me alegro de cada éxito conseguido como si fuera propio. 🙂

Un abrazo

Sonia ❤

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La ley del desdoblamiento del tiempo + La ley de la atracción

Cada día se van clarificando más los conceptos de cómo funcionan las leyes universales, y es sorprendente darse cuenta de que todas funcionan a la vez, en armonía, una no puede funcionar sin la otra.

Básicamente tenemos que saber que hemos ido recibiendo la información sobre la ley de la atracción para llegar a la ley del desdoblamiento del tiempo, que no es más que saber que todos los tiempos existen a la vez. El 21 de diciembre de 2012, si lo recordáis, se llamó “El final de los tiempos”. Muchas personas creían que eso significaba que el mundo se podía acabar, y lo que significa es que los tiempos vuelven a juntarse. Han estado separados por más de 25000 años para nuestro aprendizaje, y ahora se vuelven a juntar.

Eso significa que tenemos muchos futuros potenciales que estamos eligiendo en lo que llamamos presente. Estos futuros están ocurriendo a la vez, en un espacio-tiempo que no podemos percibir porque va a otra velocidad, y se van modificando según nuestros pensamientos, emociones, palabras y acciones. Es decir, en cada momento estamos decidiendo un futuro u otro. El desenlace de todos ellos ya está hecho, nosotros sólo sintonizamos con uno, y tenemos la libertad (libre albedrío) de saltar de uno a otro que nos guste más. (Salto cuántico)

¿Y que tiene que ver esto con la ley de la atracción?

Pues que atraemos de manera automática, aquello que pensamos y decimos más. Al hacerlo de esta manera, atraemos solamente desde una parte de nosotros, la mente, que curiosamente es dónde se guardan todos nuestros recuerdos, miedos, creencias, y bloqueos, que no son otra cosa que interpretaciones, es decir ilusión, no realidad. Interpretamos según nuestro instinto de supervivencia, y de auto protección, con lo cual, siempre nos falta algo, y atraemos más carencia de lo mismo. Hasta aquí, creo que más o menos todos lo sabéis.  

Nuestro propósito, o mejor futuro, está alineado con nuestros pensamientos, emociones y acciones, es decir mente, alma, y materia, no podemos vivir nuestro mejor futuro sin que una de las 3 partes que nos forman como ser humano esté de acuerdo con las demás. Trataré de explicarlo de forma visual y clara. Es algo importantísimo de entender para salir de situaciones de bloqueo, incertidumbre, y malestar.

El tiempo es una ilusón

El desdoblamiento del tiempo

Teniendo esta base clara, es importante saber que el futuro no está escrito, lo creamos cada uno de nosotros con nuestros pensamientos, que provocan nuestras emociones, y que a la vez, éstas, provocan que reaccionemos de una manera u otra.

Tan sólo el máximo futuro está escrito, el máximo futuro puede tardar en llegar 20, 30, 50 años, o 25000 años, ahí entra nuestro libre albedrío. No voy a hablar de este tema ahora. Me interesa que nos centremos en lo que estamos metidos “ahora”.

Para alinearnos con el futuro potencial de alegría, gozo, serenidad, paz, amor, motivación, propósito; todo nuestro ser necesita tener una coherencia. Es decir: Pienso, siento, digo y hago lo mismo. Todas las partes de nuestro ser funcionando en armonía, sin esfuerzo. Igual que todos nuestros órganos funcionan sin que les tengamos que decir lo que debe hacer cada uno, igual que las plantas crecen sin ninguna orden de nadie (mente) o esfuerzo, igual que todo lo que ha sido creado lo hace.

Bien, sigamos… Nuestra alma es la que tiene la información de propósito individual y colectivo, cuando está unida a todo lo demás. En la percepción de separación, que viene de nuestra mente (Ego), cada uno piensa en lo que quiere, desea y cree que le hará feliz.

Cuando usamos la ley de la atracción en ese sentido, y no está acorde con el deseo de nuestra alma, estamos modificando nuestra línea de vida, o sea, cambiando nuestro futuro maravilloso por otro que no sabemos cómo será. Esto está bien, que nadie se alarme. Tan sólo nos llevará a tener más experiencias físicas de aprendizaje, de repetir patrones, de confirmar nuestras creencias, de más de lo mismo. Podemos encontrar a la pareja que queremos, o el trabajo que deseamos, pero esas experiencias acabarán convirtiéndose en “algo ya conocido”. En algún momento volveremos al punto de partida en el que estábamos cuando lanzamos nuestro deseo, y “forzamos” visualizarlo, sentirlo, y crearlo.

Ahora viene lo más difícil de explicar por escrito… 🙂 Esto se me da bien en las sesiones individuales de terapia porque con la metodología de preguntas poderosas de Coaching, la persona acaba entrando en una especie de catarsis en la que suelta su mente, y me permite llegar a su alma, aún sin que ella se de cuenta a veces del cambio. Otras muchas veces si que dicen: ¿Eso lo he dicho yo? Jajaja

Bueno, para conseguir aquello que deseamos desde lo más profundo de nuestro ser (alma), lo más importante es saber qué es. Una vez tenemos esto, es muy fácil conseguirlo, porque la ley de la atracción se pone en marcha de manera automática. Uno de mis profesores del Master de Coaching, decía que si conseguimos que el cliente tenga claro lo que quiere, podemos estar seguros de que lo conseguirá; y hasta ahora puedo decir que ha sido así siempre que se ha cumplido el requisito de saber lo que uno quiere de verdad.

Parece fácil, pero eso es porque lo pensamos con la mente. “Yo quiero estar sano, yo quiero trabajar, yo quiero encontrar el amor.” Si, bueno, pero si te compensa en algo lo que estás eligiendo en vez de eso, es imposible que lo consigas, y si lo consigues, vas a volver a encontrarte en el mismo punto dentro de un tiempo, porque hay un aprendizaje pendiente con eso, sólo le has puesto un parche, una tirita a la herida, pero no has sanado desde lo profundo de tu ser. Te falta saber quien eres en realidad y para qué estás aquí. Ahí está la trampa. Para avanzar, primero hay que desaprender lo que nos ha llevado a vivir la situación en la que estamos, y luego la sabiduría que todos traemos de nacimiento, de forma natural vuelve a surgir.

Cuando el deseo proviene del alma, la mayoría de veces produce incomodidad en la mente y en el cuerpo físico. La mente se opone diciendo: Eso no lo vas a conseguir, eres demasiado mayor, o joven, o frágil, o todas las etiquetas que os podáis imaginar, eso se llama auto sabotaje. Y el cuerpo se siente a la vez excitado y perezoso. Hay algo que le dice que si, y algo que le dice que no. ¿Sabéis qué es ese algo? Siii, el alma y la mente.

Es como cuando uno decide dejarlo todo por amor. Deja su País, se aleja de su familia y amigos, deja el trabajo, lo deja todo. Se siente a la vez excitado por la ilusión de ser feliz con su pareja, y con miedo y dudas por si no sale bien. Yo no lo he vivido pero, ¿Podéis imaginar esa sensación?

Esa sensación proviene de un deseo de la mente, si fuera desde el alma, o sea, si estuviera alineada con el propósito de la persona, las dudas y miedos desaparecerían porque el deseo no sería el de ser feliz con su amor solamente (circunstancia externa), no trataría de estar pendiente de que todo salga bien con su pareja, sino de algo más profundo que tiene que ver con uno mismo. “Se que necesito cambiar de ciudad, se que estaré bien, esté solo o acompañado, se que es algo que tengo que hacer porque da igual cómo resulte, lo pienso, lo siento, lo noto en mi ser, tengo que vivir allí” Es una intuición fuerte y clara.

En la primera situación, tomando la decisión desde la mente (quiero a mi pareja y no quiero perderla), las experiencias van a ser de una manera, la persona se va a encontrar con su aprendizaje de frente, sea cual sea.

En la segunda situación, vibrándolo con todo el ser en armonía, la persona puede seguir con su pareja, o dejarla a los 3 meses, pero siempre será acorde con su mejor futuro. Puede ser que en ese país encuentre al verdadero amor de su vida, o puede ser que conozca a alguien que le proponga un negocio que siempre había querido, o puede ser que se reconcilie con su madre con la que no se llevaba bien, y en la distancia se ha dado cuenta de que la echa de menos, o puede ser infinitas posibilidades!!

Las clientas de mi terapia, mayoría mujeres, que estén leyendo este artículo, van a resonar mucho, porque el tema de la pareja es lo que más sale en las sesiones, por eso lo he puesto de ejemplo. Y siempre lo trabajamos desde todos los aspectos, mental, físico y emocional, para que las decisiones sean tomadas en armonía, y así puedan fluir con cualquier situación que se les presente.

Bueno, al final me he ido un poco del tema. Espero haberme explicado lo suficientemente claro como para que os quedéis con lo más importante.

Todos los tiempos suceden de manera simultánea, los percibimos siempre desde el presente (aunque hayan pasado, o estén por llegar), el pasado y el futuro ya están creados, e igual que puedes *cambiar la experiencia de tu pasado cambiando tu percepción de él (Ej. Perdiste el trabajo, decidiste hacer un cambio en tu vida, te fuiste a probar en otra ciudad, y allí encontraste un trabajo mejor, una pareja afín a ti, formaste una familia, y te sientes muy feliz y agradecida. Ese pasado que fue triste una vez, se ha convertido en una bendición que te ha permitido conseguir tus sueños.) De la misma manera puedes cambiar, o mejor dicho, alinearte con tu mejor futuro, cuando eliges desde el alma en conexión con cuerpo y mente, ya que necesitamos de esa armonía para vivir bien y no crear enfermedad ni futuros desagradables o repetitivos.

 * El pasado siempre se vive desde la mente, y nos afecta según lo que pensemos de él. No es algo que “es”. Una misma experiencia puede ser vivida de manera muy diferente por una persona y por otra. Con lo cual, no tiene carga emocional en si mismo, se la damos nosotros, y con eso lo modificamos. Cuando modificas la percepción de tu pasado, tu presente cambia, con lo cual, es algo que depende de ti. (Retrocede, Reprograma y Progresa. Terapia Reprogresiva)

Este texto ha surgido de mi interior hoy, después de haber desbloqueado ayer por la noche, una parte de mi pasado que se presentaba repetidamente en mi vida, y yo no era capaz de ver. Asistí a diferentes terapias durante 15 años de mi vida, y siempre llegábamos a la conclusión de que había algo “malo” en mi, había algo que yo no hacía bien para encontrarme en esa situación. Gracias a todos los sucesos más duros de mi vida, he podido “despertar” a otro nivel de conciencia, y darme cuenta de que no hay nada malo en mí, ni en ninguna persona que esté experimentando problemas. Todos somos perfectos en esencia, tan sólo se trata de recordar esto y tener la certeza de que así es. Os puedo asegurar que cuando uno se reconecta con lo que “es”, surge una aceptación hacia uno mismo y los demás que te expande en todos los sentidos. Es una sensación de plenitud que no se puede explicar con palabras. Y ni esforzándote puedes volver a juzgar o criticar. (Bueno, si te esfuerzas si, claro!! jeje, pero en seguida notas como baja la energía, y al ser consciente de ello, te recolocas rápidamente de nuevo)

El deseo más profundo de mi alma, es poder ayudar a muchas personas a que vuelvan a conectar con su esencia, y como dicen muchos terapeutas, es un deseo un poco “egoísta”, ya que conseguir esto, es para mí, conseguir un mundo mejor en el que vivir. Por eso, vuestro objetivo, es también el mío y me involucro tanto con cada persona que pasa por mi vida.

Otro día os hablaré del “egoísmo”, que cuando viene del amor, no tiene carga negativa como nos han vendido.

Os deseo un feliz día, y os mando un gran abrazo a todos los que me seguís. Gracias por ser y estar.

Sonia

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Trabajo ideal

Publicado en Canal Youtube | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Enfermedad de un hijo

Publicado en Canal Youtube | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Terapia reprogresiva

Publicado en Canal Youtube | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Quién soy?

quien-soyEstamos acostumbrados a identificarnos con las etiquetas y nombres que nos han enseñado desde pequeños. Nos han dicho, eso es un árbol, eso es una mesa, eso es un libro, incluso tenemos enciclopedias y diccionarios que expresan cómo es cada cosa a la que le ponemos una etiqueta. Esta es una de las primeras programaciones que recibimos; a medida que vamos aprendiendo a hablar, dejamos de señalar las cosas que vemos por primera vez con asombro, que no tienen etiquetas, no se llaman de ninguna manera, simplemente las percibimos como son, las disfrutamos por su esencia, no por su nombre o su utilidad.

¿Os habéis fijado en que los niños pequeños, a veces disfrutan más jugando con la caja que con el juguete que viene dentro? Quizá la caja tenga colores más atractivos, o sea más fácil de coger y mover por ellos. No tienen idea de que el juguete es el regalo, ni de que sirve para algo más que el uso que ellos le dan. (normalmente tirarlo con fuerza y volverlo a recoger)

Lo mismo pasa con las personas. Este se llama Luís y es arquitecto – Ah, entonces ha estudiado una carrera, es un tío inteligente y además se gana bien la vida. Seguramente tendrá una casa bonita, sabe dibujar líneas rectas, etc…

Las etiquetas o nombres, hacen que clasifiquemos a las personas según la información que tenemos de ellas. Nos hemos dejado de asombrar al conocer a alguien nuevo, hemos dejado de preguntarnos quien es esa persona y qué podemos aprender o compartir con ella, tan sólo acumulamos datos sin importancia como el nombre, a qué se dedica, si está soltero, casado, con hijos o sin. ¿Realmente eso define a una persona?

Mientras vivimos identificados con las etiquetas, vivimos en la ilusión de la separación, es como si tuviéramos un archivador gigante en el que clasificamos las cosas y a las personas según nuestra interpretación de sus etiquetas: Útil, inútil, interesante, aburrido, rico, pobre, bueno, malo, grande, pequeño, bonito, feo, etc…

Y la gran pregunta es: ¿Respecto a qué?

El primer paso es darnos cuenta de que cuando hay una etiqueta, suele ser un adjetivo y lo estamos comparando con la etiqueta de otra cosa o persona, y esto es lo que crea los juicios o prejuicios.

Ya hemos entrado en el juego de la ilusión de la realidad, y nosotros mismos somos un gran conjunto de etiquetas. En este juego, nos perdemos lo mejor, conocernos a nivel de esencia, y conocer a los demás al mismo nivel.

Ahí es donde está la diversión y el aprendizaje, en todo lo que no se ve, ni se oye, en todo lo que se percibe con la curiosidad de un niño pequeño. En todas esas oportunidades que perdemos por ir con el piloto automático de lo aprendido.

Por eso hay cada vez más terapias enfocadas en desaprender, en romper creencias y moldes que no encajan, en romper esa separación de que todos somos diferentes según nuestra cultura, estatus social, color de la piel, profesión, forma física. Todo esto crea un sentimiento de separación tan profundo, que llega hasta nuestra alma, y la persona siempre siente que hay algo que va mal, que le falta algo, que no acaba de ser feliz, de soledad aún estando acompañados.

Cuando te des el permiso para abrir opciones, para cuestionar todo lo que crees que es de cierta manera, conseguirás abrirte a un mundo nuevo de posibilidades, donde todo es posible, donde no hay separación, donde todos somos uno, donde cada uno respeta el proceso de los demás como el suyo propio, entonces sabrás que todo está bien, que todo tiene un propósito, y que estamos todos juntos en ello.

Que cada uno interpreta su papel de la mejor manera que sabe, y que debajo de ese actor de la película de la vida, hay un alma igual que la nuestra que lo único que desea es volver al Amor, a la fuente de donde vino. Y es que el destino es para todos el mismo, esa vuelta a casa, llevando con nosotros, tan sólo nuestro aprendizaje, nuestra evolución.

Amo mi propósito de vida, lo que aquí llamamos “profesión”, no me siento más ni menos que nadie, siempre quito la mesa que hace barrera entre mis clientes y yo, y voy sembrando en cada sesión una semillita de lo que siento como unidad. En mi consulta tengo el papel de ayudar a las personas a comprenderse mejor a si mismas y también a comprender mejor el mundo en que vivimos, y fuera de ella, los que conducen el metro o autobús, me ayudan a llegar a casa más rápida y cómodamente, los que atienden en las tiendas, me ayudan a encontrar los productos más adecuados, los que limpian las calles, me ayudan a sentirme mejor en mi ciudad, los que arreglan cosas de casa, me ayudan a vivir más cómodamente, los que cortan y peinan el pelo, me ayudan a verme mejor en el espejo, y así con todas y cada una de las profesiones que existen. Todos formamos una gran sinfonía perfecta para que el mundo sea un lugar más agradable.

En la entrevista que me hizo Javi de Finanzas y Espiritualidad, que está colgada aquí en mi blog, me preguntó si creía que todas las personas necesitaban pasar por un terapeuta en su vida, y yo le contesté que dependiendo de sus circunstancias. Yo podría ir andando en vez de tomar el metro, pero con el metro voy más rápido. Todo son elecciones de cada uno, sólo uno mismo sabe lo que es mejor para él y su evolución y crecimiento personal. Mi misión es responder a las peticiones de acompañamiento, en ningún caso, obligar a nadie a que haga su proceso a mi ritmo.

Te deseo un feliz día, y una vida llena de curiosidad y apertura.

Un abrazo

Sonia

Publicado en Artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario